Estas cosas se ven totalmente comestibles, pero no todo es lo que parece

Estas cosas se ven totalmente comestibles, pero no todo es lo que parece

A veces nos encontramos con cosas que parecen deliciosos pedazos de pastel o pequeños dulces que queremos disfrutar, pero en realidad son algo totalmente incomible. Cada vez que alguien tiene mucha hambre, comienza a buscar cualquier cosa que pueda llenarlo rápidamente, lo que significa que algunas cosas podrían ser alimentos potenciales. Sin embargo, hay algunas cosas que realmente uno no desea comer y después de una cuidadosa consideración y mucha investigación, hemos encontrado los mejores ejemplos de cosas que podrían ser alimentos, pero que no lo son. ¡Así que tenga cuidado con cualquier cosa que parezca demasiado buena para ser verdad cuando se trata de estos alimentos!

Una deliciosa porción de tarta de queso

Después de una buena cena, lo perfecto para seguir es un pedazo de pastel y una taza de té. Para esta persona, tropezaron con una roca muy colorida mientras visitaban la casa de un amigo y pensaron que podría ser un postre.

Una deliciosa porción de tarta de queso

Tras una inspección más cercana, se hizo muy obvio que no serían capaces de morder eso facilmente. Tenemos que admitir que esas capas parecen cereza, tal vez algunos malvaviscos y, lo mejor de todo, algo de caramelo.