Una Camarera Se Zambulle En El Mar Desde El Muelle Para Salvar A Un Niño Atrapado En Una Corriente

¿Un día común y corriente?

En su obra “Noche de Reyes”, William Shakespeare escribió que “Algunos nacen grandes, otros alcanzan la grandeza y otros tienen la grandeza dentro”. En la misma línea, siempre existió este debate: ¿los héroes nacen así o se convierten en ello? ¿Las marcas del heroísmo están siempre dentro nuestro, esperando la oportunidad para sobresalir, o solo nos convertimos en héroes en determinadas circunstancias? Probablemente esta discusión perdure por siglos, pero tiene algunas implicaciones prácticas muy importantes.
La mayoría de las personas vive sus vidas en el medio de la rutina diaria, sin toparse con acontecimientos que se salgan mucho de lo ordinario. Sin embargo, de vez en cuando, la vida nos tira una curva que nos hace mostrarnos como realmente somos. Cuando lo ordinario se convierte en extraordinario, salen a la luz nuestros colores verdaderos. Este ciertamente fue el caso de esta mesera de Florida, que vio a un niño pidiendo auxilio en el océano y supo inmediatamente lo que tenía que hacer.

¿Un día común y corriente?

El día empezó de la misma manera que siempre para Hanna Pignato, una muchacha de 19 años de edad que trabaja como mesera en Daytona Beach (Florida), un popular destino vacacional. Estaba teniendo un día atareado, por lo que le era fácil atascarse con la enorme cantidad de tareas que debía realizar. Sin embargo, algo le llamó la atención.

¿Un día común y corriente?

Había muchas personas divirtiéndose y bronceándose en la playa y el océano, pero había un niño en particular que parecía estar en apuros. Empezó su día como mesera, pero terminó convirtiéndose en heroína y yendo al hospital.